miércoles, 10 de marzo de 2010

Nostalgias literarias.

Ayer, leyendo una revista de novedades literarias que compro casi todos los meses, me he di cuenta de lo que cambian los gustos. Sobre todo en lo que a literatura infantil y juvenil se refiere. Y, dándole vueltas a ese cambio de gustos, me ha dado por sonreír acordándome con nostalgia de aquellos cuentos y libros que fueron mis primeras lecturas y que aún conservo en casa de mis padres guardados en cajas esperando a que, algún día, nos volvamos a juntar.

Los primeros fueron los cuentos troquelados de Ferrándiz con sus preciosas ilustraciones: Caperucita roja, La ratita presumida, El sastrecillo valiente, Mariuca la castañera… (El año pasado los volvió a editar Planeta de Agostini y me encantaba verlos en los quioscos) los cuentos de los hermanos Grimm y los de Andersen…

la castañera

Más tarde comencé con el mundo de los chistes o tebeos (ahora los llaman comics, pues vale) con dos grandes detectives creados por el genial Ibáñez: Mortadelo y Filemón. Y a estos les siguieron Zipi y Zape, Carpanta, Anacleto, Trece rue del percebe, El capitán Trueno, El Jabato…

mortadelo

Llegó la época en que la necesidad de más era superior a mí y mis padres comenzaron a regalarme aquellos preciosos cuadernillos de adaptaciones de los grandes clásicos, las “Joyas literarias juveniles” de la editorial Bruguera que tenían, más o menos, una página de viñetas por cada tres de texto. De ahí pasé a las colecciones “Historias Color” e “Historias selección”, de la misma editorial, con títulos como Sisi emperatriz, La isla del tesoro, Moby Dick, Las aventuras de Tom Sawyer, Miguel Strogoff… Preciosos, de tapa dura e impresos en un papel más bien áspero que olía requetebién. Algunos títulos los volví a comprar más tarde en su edición original, sin viñetas.

Bruguerasissi1

Poco tiempo después le toco el turno a las aventuras de Los Cinco y Los Hollister pero esta fue una etapa corta porque aquí, y gracias a mi madre, cayó en mis manos El diario de Anna Frank y a partir de ahí todo cambió de forma radical. Esta fue la época en que empecé a descubrir lo maravilloso que es tener un buen libro entre las manos: Los tres Mosqueteros, El caballero de Lagardère, El conde de Montecristo, Mujercitas, Las aventuras de Sherlock Holmes, Ivahoe, El último mohicano, La cabaña del tío Tom, Corazón, Ben-Hur, Ricardo corazón de león… Y otros muchos más hasta llegar al día de hoy. Y los que quedan por llegar.

Aquellos tebeos y libros marcaron toda una generación de jóvenes. Me marcaron a mí.

Me pregunto si los jóvenes de hoy saben quién es Julio Verne o Emilio Salgary. No sé si quiero saber la respuesta, algo me dice que me apenaría mucho.

14 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Me temo que los jóvenes de hoy no conocen ni de nombre a Julio Verne, ni a Salgari, ni a Stevenson, ni a Jack London, ni... Una verdadera lástima.
No es culpa de ellos, naturalmente.

Anjanuca dijo...

También temo lo mismo, Juan Nadie. Y no, no es culpa de ellos.

Besucos.

Forbidden dijo...

Los que se hayan sumergido en la literatura clasica de aventuras seguro sepan quien eran

Tom Sawyer y muchos mas

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

Cantares dijo...

Anjanuca, posiblemente lean muchos màs jòvenes y niños de los que imaginamos y menos de los que deseamos lo hagan.
Es una actividad silenciosa que pasa desapercibida, eso sì, creo que los que lo hacen son hijos de personas que estimularon la lectura y dieron el ejemplo desde siempre.
Besos

fermin dijo...

Creo que tal vez no lean los que nombras, pero leer leen más de lo que creemos y menos de lo que deseáramos. Información no les falta, este medio en el que nos comunicamos lo dominan desde muy pequeños.
Un dato, hoy se publica más que nunca, ¿si no leemos, para que publicar?
Como siempre, es mi modesta opinión y nada más.
Un abrazo.

Anderea dijo...

Es curioso, Anjanuca, te llevo más de diez años y sin embargo has descrito, más o menos, mi propia andadura como lectora. Todo un placer leer tu entrada de hoy, Mariuca la castañera incluída.

¡Gracias por este buen ratito!

¡Un abrazo, preciosa!

Anjanuca dijo...

Cantares, no sé cómo estarán las estadísticas sobre hábitos lectores en Argentina pero en España son de pena.

Fermín, que los jóvenes estén al día en la tecnología no quiere decir que lean. Es cierto que hoy por hoy se publica mucha... De todo lo publicado ¿Qué porcentaje es de calidad literaria?

¡Uy, Anderea! Muchos de esos libros los heredé de la biblioteca de mis padres que te llevan a tí quince años. Son clásicos de la literatura, no entienden de edades.
Me alegra que te hayan traído buenos recuerdos.

Besucos.

cata dijo...

Qué gracia el cuento de Mariuca la castañera, no me acordaba...
Te seguiré.
Besos.

Anjanuca dijo...

Bienvenida Cata. Me parece que Mariuca te ha traído buenos recuerdos, me alegro.

Gracias por la visita, besucos.

ILONA dijo...

Ay, como se nota que somos casi de la misma edad...

¿O es que me has copiado mi trayectoria lectora?

Un beso, Anjanuca, como siempre pasearse/pasarse por tu blog es un gustazo.

Anjanuca dijo...

¡¡Ilona!!!! Hola preciosa, qué gusto tenerte por aquí.

Creo que somos de la misma generación literaria ;)

Besucos.

Jose Manuel dijo...

Yo empece leyendo esos libros,esos comics y ahora todavia casi con medio siglo de vida leo alguno y me rio como un crio.Ello me convurtio en lector y leo mucho.La lectura tienes que tener aficion y haber visto en casa leer,mis padres y mis hermanos son grandes lectores,en cambio solo mi hija saco la aficion,mi hijo no.
Un saludo

Jose Manuel dijo...

A mi me gusta mucho leer y empece leyendo esos cuentos,comics como les llaman.Eso me animo a leer y ahora leo mucho.
Un saludo

Anjanuca dijo...

Hola Jose Manuel, mis hermanos tampoco leen nada. Siempre he pensado que hay un "gen" de la lectura. Hay quien lo tiene y hay quien no.

De vez en cuando también leo esos tebeos y también me rio como si fuese la primera vez.

Besucos y gracias por la visita.