domingo, 16 de agosto de 2009

Melodía deseada.


Ansío ser el mástil de tu guitarra para formar un todo con tu cuerpo y sentir tus dedos jugando con sensualidad y tus manos acariciando con ternura y firmeza. Notar el surgir de las notas formando esa melodía que abrazas. Adivinar tu cuerpo marcando el compás. Conmoverme con el llanto, la alegría, la ternura, la melancolía de tu escala musical. Inventar contigo la intimidad de nuestra canción. Guardar en el alma las notas de la partida y liberarlas en el pentagrama del reencuentro.

1 comentario:

Anderea dijo...

Anjanuca,

vengo a buscar un tango de Piazzolla y me encuentro con esta bellísima canción en una entrada perdida.

Un abrazo, preciosa.