lunes, 29 de septiembre de 2008

Los formidables Kalandrian - Jorge Berenguer Barrera.

No puedo evitar alegrarme sin control ni objetividad alguna cuando a mis amigos les sonríe la vida. Me entran unas ganas terribles de salir a la calle y decir a todo el mundo “mirad, ahí va X, con un par”. Y en esas estoy ahora que no sé cómo me aguanto las ganas de coger un avión e ir a la ciudad de Jorge y gritar “¡Eh! Miren a Jorge, es la leche el tío”.

Si a mi me hubiesen publicado un libro no estaría tan eufórica. Cada vez que miro “Los formidables Kalandrian”, situado en un lugar privilegiado de mi librería se me pone cara de tonta… pero tonta de cursillo intensivo.

“Los formidables Kalandrian” fue finalista del I Premio Que Leer Volskwagen y, si no me equivoco, la única publicada por una editorial de peso, Lengua de Trapo. Por algo será, digo yo.

No se crean, la novelita, al igual que su otra obra “El ángel sin cielo”, se hizo de rogar antes de llegar a mis manos (creo que esto ya se está haciendo costumbre), todo el mundo la tenía, la habían leído, algunos hasta la habían comentado… y la pobre yo esperando con los dientes largos. Pero, como dice el refrán, “nunca es tarde si la dicha es buena”. En este caso la dicha ha sido mucho más que buena.

La contraportada del libro le define como gamberra, disparatada, cínica y cargada de humor negro. Totalmente de acuerdo. Desde luego al autor no le falta ni imaginación ni cachondeo. Pero lo que no dice la contraportada, es que lo que le sobra al autor es humanidad, sensibilidad y ternura. De esto tiene para dar a manos llenas.

La familia Kalandrian no toma la vida a pequeños sorbos, se la bebe entera de un trago y sin respirar. Seres superdotados en constante adaptación y mimetismo. Seres muy peculiares que se hacen entrañables y nos conquistan en cada página. Lo mismo sucede con el resto de personajes que forman parte de la historia de la familia Kalandrian, son magníficos.

Ya sé que he empezado diciendo que con el éxito de mis amigos no soy en absoluto objetiva (además es que no me da la gana serlo), pero háganme caso y lean “Los formidables Kalandrian”. Tengo el sexto sentido femenino muy agudizado y les puedo asegurar que no se arrepentirán, van a disfrutar como niños pequeños el día de Reyes.

¡Bravo Jorge! Te deseo un gran éxito.
.

2 comentarios:

chiado dijo...

He leído la novela y es fantástica, divertida, poblada de personajes entrañables. Y lo mejor es que te da unas ganas tremendas de vivir la vida a tope, a lo Kalandrian :)
Ya me hacía falta leer algo así.

Anjanuca dijo...

Hola Chiado,

No sabes la alegría que me da que hayas disfrutado con la familia Kalandrian.

Si puedes, te recomiendo que leas también "El ángel sin cielo" del mismo autor. No está en las librerías pero lo puedes encontrar aquí: http://www.librosenred.com/libros/elangelsincielo.html

Besuco.