miércoles, 2 de marzo de 2011

Tras las huellas de Ida Talavera de Fracchia.

A veces cuando me adentro por el laberinto de caminos de internet buscando algo en concreto suele aparecer algo que no tiene nada que ver con lo que busco pero que me llama tanto la atención que al final me desvío de mi búsqueda inicial y sigo la nueva senda.

De esta manera fue como apareció en mi camino la poesía de Ida Talavera de Fracchia.

A pesar de que son muchas las páginas web que se refieren a la poeta,  la información que pude encontrar sobre ella fue escasa:

Fue una prolífica poeta, narradora y pintora paraguaya.  Nació en Trinidad (Paraguay) el 10 de Febrero de 1912 y falleció en Asunción el 19 de septiembre  de 1993.

Escribió en español y en guaraní. Dedicó mucho de su tiempo al conocimiento e investigación del idioma guaraní e integró la Academia de la lengua y cultura Guaraní.

Comenzó a escribir de adolescente y tuvo un talento especial para los idiomas que la llevó a aprender por su cuenta francés, portugués, italiano e inglés y escribió en todas estas lenguas.

Lo que si encontré fueron algunos de sus maravillosos poemas.  Poemas sencillos llenos de amor, ternura y humanidad.  Poemas que arropan y dan calor al corazón.

Desde entonces, ni sé la de librerías españolas y paraguayas a las que he escrito buscando algún poemario de Ida Talavera de Fracchia y todas me han respondido lo mismo: no tenemos ningún libro de la autora que busca.

El 25 de noviembre de 2009 hice una entrada en este blog en la que utilicé un fragmento de su poema “Lo que yo sé”. Esta semana, gracias a esta entrada, me ha llegado un correo electrónico que me ha emocionado mucho:

“Estimada Anjanuca, tu no me conoces y yo acabo de conocerte en internet, donde he visto que alzaste un poema de Ida Talavera de Fracchia, yo soy Graciela Fracchia de Velázquez, hija de Ida Talavera, vivo en New Jersey USA y tengo en mi poder copias de las poesías de ella, que son más o menos 1000. Se publico solo un libro que se titula " Esto de andar”. Si tú crees que puede interesarte para alzar sus poesías en tu página de Blogger (que estuve viendo y está muy interesante). El nombre de Ida esta en internet y podrás ver que hay varios sitios con sus poemas.

También puedes escribirme si necesitas algún dato. Me encantaría ver el nombre de mi madre en tu página, desde España.

Gracias y espero una respuesta para saber que recibió mi mensaje

Cordialmente. Graciela Fracchia Velázquez.”

He releído este correo veinte veces y aún no me puedo creer que me haya ocurrido algo tan bonito.

Ahora ya sé por qué no puedo encontrar ningún poemario de Ida Talavera de Fracchia.  Su único libro, “Esto de andar” (qué sugerente me parece el título) fue editado en 1966 así que supongo que ya estará más que descatalogado. Una verdadera pena. Y me pregunto ¿Cómo es posible que habiéndose celebrado el año pasado el centenario del nacimiento de la poetisa el gobierno de Paraguay no haya editado una recopilación de estos maravillosos poemas que debieran que ser un orgullo para el pueblo paraguayo?

Qué bonito y gratificante sería saber que algún editor se arriesgase a publicar de nuevo unos poemas que son un gran legado de la literatura hispanoamericana.  

Mientras esto sucede, yo iré recopilando todos aquellos poemas de Ida Talavera que encuentre por internet y los iré copiando en mi  cuaderno de papel reciclado con tapas de técnica veneciana decorada con motivos verdes. Un cuaderno que compré hace tiempo para guardar en él estos y muchos más valiosos tesoros.

 

LO QUE YO SE – IDA TALAVERA DE FRACCHIA.

 

Lo que yo sé no lo aprendí en los libros
ni me lo dijo nadie,
surgió como surgen las lágrimas,
como el grito de un niño
traspasando las sombras,
como el agua que surge de la tierra
para calmar la sed infinita del hombre.
Lo aprendí de los rostros macilentos,
del correr silencioso de las lágrimas
de todos los hambrientos,
de los cuerpos raquíticos y enfermos
de una legión de muertos
que marchan por criminal desierto.
 
Lo aprendí del error y del desprecio,
lo aprendí de las mujeres grávidas
abandonadas por los hombres necios,
que una vez satisfechos sus instintos
primitivos , no emulan a las fieras,
que en medio de las selvas
cuidan a sus cachorros y sus hembras.
 
Lo aprendí de los niños harapientos
que se ganan el pan por esas calles,
aprendices precoces de la vida,
sin fe, sin ilusiones ni esperanzas,
pero llenos de angustias y de heridas!
 
Lo que yo sé no lo aprendí en los libros
ni me lo dijo nadie,
lo aprendí de las negras amarguras
y la crueldad humana
que sin cesar emana
como un manantial de la espesura,
como la sangre tibia que borbota
de las arterias rotas.
Lo aprendí del veneno
que algunas almas vierten
sin medida ni freno,
sembrando la calumnia en su camino
como negra vendimia,
fruto del egoísmo y de la envidia.
 
Lo aprendí de los parias , los mendigos,
los infelices que no tienen nada,
los que llevan la sombra de la noche
en el fondo del alma agazapada,
los que caminan solos por criminal desierto,
para quienes el hambre y el tormento
jamás tienen un puerto!
 
Lo aprendí de los tristes,
de los guachos,
para quienes no existen
ni leyes ni justicia,
victimas indefensas
de la estulticia humana.
 
Lo que yo sé no lo aprendí en los libros
ni me lo dijo nadie, no te asombres,
lo aprendí del cansancio que he leído
en el rostro del hombre,
que marcha tropezando en la tiniebla
sin encontrar solaz,
llevando la tragedia dibujada
por la mano cruel de la injusticia
en su pálida faz.
 
Lo que yo sé no lo aprendí en los libros
ni me lo dijo nadie,
lo aprendí de los ricos, los avaros,
los que adoran los cobres,
los grandes financistas que succionan
la sangre de los pobres,
los que nunca sintieron la miseria
empobrecer su sangre,
ni fueron golpeados en el rostro
por el puño esquelético del hambre.
 
Lo que yo sé no lo aprendí en los libros
ni me lo dijo nadie,
lo aprendí en los ranchos miserables
donde viven los pobres,
seres analfabetos, visionarios!
que esperan la justicia de los hombres,
pero los hombres todos de la tierra
están aun en la sombra , quieren guerra!
envueltos por la noche que los cubre
como un inmenso manto,
no ven ni les importa el triste llanto
de los desamparados,
que viven en pocilgas, como bestias!
de la mano de Dios , casi olvidados.

14 comentarios:

Cantares dijo...

Se perdió mi comentario...
Que hermosa experiencia!
La poesía me gustó y espero más pero la experiencia del mail es bellísima.Besos

El tejon dijo...

Una de las entradas más bonitas de tu enriquecedor blog,Anjanuca.
Un besuco.

Pato dijo...

Qué bueno encontrarte, mejor dicho seguir la huella que dejaste en mi blog.
Si supieras...
Este post me viene como anillo al dedo. Estoy investigando a 6 escritoras latinoamericanas y me faltaba la 7, necesitaba una que además del español escribiera en su idioma autóctono y que además me gustara lo que escribe (este poema que has subido me encantó) y no conocía a esta poeta, que ya mismo me pongo a investigar, desde luego toda la información que has subido aquí me servirá muchísimo.
Estoy escribiendo sobre las mujeres, la escritura y lo dificultuoso que ha sido para muchas de ellas hacerse escuchar, dejar su voz escrita, ser tenidas en cuenta como escritoras. Ya ves esta mujer tiene un sólo libro editado en el 66 y nada mas. Si no fuera por gente como vos, que indagás, buscás y la rescatás, tal vez yo no la hubiera conocido.
Mil gracias.

(el microrrelato de abajo está muy bueno, adoro ese tango :)

Besos y por supuesto que aquí me quedo a seguir tus pasos.

Anjanuca dijo...

Cantares ¿a que es realmente hermoso lo que me ha pasado?. Estoy tan emocionada.

Me sube usted los colores, paisanuco.

¡Bienvenida Pato! Yo descubrí tu blog a gracias a Prudencio de "Desde el Sur". Y ya me enganché a tu programa de radio los sábados por la noche.
Te enviaré un correo para ver si puedo ayudarte con esa investigación que me parece muy interesante.

Besucos a todos.

Juan Nadie dijo...

"Lo que yo sé no lo aprendí en los libros ni me lo dijo nadie"...

Eso es mentira, claro, pero al mismo tiempo verdad, ya nos entendemos...

El correo electrónico de la hija de Ida es un privilegio, atesóralo.

Balovega dijo...

Hola y bella noche..

Paso a leerte un rato y desearte un feliz fin de semana.. Me gusto tu entrada es una maravilla.. gracias por compartir..

Un abrazo

Anjanuca dijo...

Si que nos entendemos Juan Nadie.

Balo, ya sabes que me gusta compartir.

Besucos y feliz fin de semana a los dos.

nieves dijo...

hola, qué tal

te encontré porque una amiga de twitter(chavelafe) dejó tu historia para leer, y estoy encantada de haberte conocido

a mí también me gusta la poesía

afectuoso saludo

Anjanuca dijo...

Bienvenida Nieves. Estás en tu casa. Yo soy una paria virtual y ni twitter, ni facebook, ni nada de eso... De momento jajajaja.

Besucos

nieves dijo...

gracias, Anjanuca.

entro de nuevo porque quien te recomendó para leer fue IrukAsturias (así se llama en twitter,con el nombre de su perrín. ah¡ y senovilla es uno de mis tuiteramigos. ¡ánimate a la locura tuitera), chavelafe la retuiteó.

aclarada la trágica confusión, me siento mejor (ves que poética soy¡¡¡)

besucos también para ti, linda

Anjanuca dijo...

Así que han sido Iruk y Marisa quienes te han enviado a esta casa.. ¡Qué majos!. Senovilla además del jefe es un gran amigo de esta casa. De hecho si no fuese por él quizás no tendría tantos amigos.

Besucos.

Graciela Velazquez dijo...

Estoy muy emocionada Anjanuca y muy contenta de conocerte, estoy a tu disposición. Hermosa poesia.
Graciela Fracchia Velazquez

Graciela Velazquez dijo...

Anjanuca quedo hermosa tu pagina. Estoy a tu disposición y muchas gracias.
Graciela Fracchia Velazquez

Anjanuca dijo...

Las gracias, Graciela, se las tengo que dar yo a usted por el gran honor que me ha hecho con sus palabras.

Besucos.