miércoles, 16 de marzo de 2011

Entre ballenas…

Baleas~1

No me cabe la menor duda de que el viernes tuve el privilegio de escuchar los versos de una promesa de las letras gallegas. Noelia Rodríguez.

La poesía de Noelia es ante todo Atlántica:

“Qué hacer si los dioses te pusieron en el fin del mundo

Donde todo cuanto nuestra esperanza alcanza está hecho de agua.”

Pero también es una poesía tierna, comprometida, sincera, cercana, clara, actual, romántica, franca. Una poesía que recuerda la danza suave de las ballenas en sus viajes por los océanos y que, como ellas, nos sorprende al elevarse hacia lo más alto y dejarse caer empapándonos de agua fresca. Sus versos están moldeados con agua, tierra y aires gallegos.

“He probado todas las formas de la soledad…

La soledad sola,

La soledad en compañía,

La soledad deseada, compartida, olvidada.

He vivido con la soledad en tantos lugares distintos

Y hemos compartido tantas experiencias

Que si algo he comprendido en este tiempo,

Es que no hay soledad como la mía.”

Flor

“Es cierto que cada uno quiere a su manera.

Unos quieren con más o menos ganas,

Otros quieren mucho y les quieren menos,

Y hay incluso quienes se quieren tanto a sí mismos

Que apenas les quedan reservas para compartir.

 

Sin embargo, si pretendemos optar a la maravillosa

Recompensa que es una parcela de corazón ajeno,

Lo suyo es querer como uno quiera,

Y dejar que le quieran a uno a gusto,

Sin pedir, sin exigir, sin desesperar.

 

Lo suyo es poder entrar y salir cuando uno quiera

Y dejar siempre la puerta abierta a los vagabundos

Que llegan por sorpresa.

Lo suyo es querer igual en sábanas de algodón

Que sin sábanas bajo el firmamento,

Y no convertir al amor en moneda de cambio

Para no tener que cobrar a nadie intereses

Por haber querido demasiado o por no querer lo suficiente.

 

Y así, en ese ir queriendo libremente,

Uno puede encontrarse con amores que salen caros,

Y otros que se entregan incautos como el mar de arena,

Pero atentos, porque estos últimos son raros en nuestros días,

Y suelen pasar inadvertidos

Entre el ir y venir de ese pasatiempos que mal llamamos vida.”

 

…Y memorias.

Memorias Mariposas

Cuando miro la portada de este libro veo a una mujer elegante, de paso seguro, que avanza con firmeza. 

La mujer de la portada es Dolores Botey Alonso, autora de este diario de  memorias. Un diario escrito desde la memoria y desde el corazón. Un diario que nos cuenta no sólo como fueron sus diez años, tres meses y 120 horas de privación de libertad en distintas prisiones de la época franquista por cometer el gravísimo delito de tener ideas izquierdistas sino también los años posteriores de "libertad".

Dolores Botey Alonso se decide a narrar sus memorias "…porque después de muchos años me siento realmente libre y tengo como una necesidad de desahogar mi corazón y un deseo de que se sepa, de lo que parece no tener la más mínima importancia y me parece, más que justo, no quede en el olvido."

Que nadie espere de este libro una gran obra de literatura, no porque no es eso lo que se pretende. Son palabras escritas desde los más profundos sentimientos que van brotando de la memoria de una mujer fuerte y luchadora que a los 21 años padeció los horrores y la soledad de la cruel injusticia.

He aprendido de Dolores Botey Alonso que se pueden contar las cosas tal y como sucedieron, pero no desde el odio y el rencor porque entonces quien las escucha cometerá, antes o después, las mismas atrocidades. Lo que Dolores Botey Alonso cuenta es una realidad vivida día a día en carne y alma pero lo hace desde la memoria, con crudeza, sinceridad e incluso con ironía y humor. El relato de unos hechos contados con sencillez y cercanía pero que se ahondan en lo más profundo.

He conocido a través de sus palabras a una mujer fuerte, humana, frágil, tierna, justa, pragmática, sensible. Una mujer merecedora de un gran respeto. Todo un ejemplo de mujer con la que me hubiese gustado compartir tardes de conversaciones y aprendizaje.

Agradezco enormemente a su hija la publicación de los sentimientos más íntimos de su madre. No ha tenido que ser fácil tomar la decisión.

En honor a la memoria de Dolores Botey Alonso he elegido para este libro un marcapáginas de mariposas volando en libertad.

6 comentarios:

Pato dijo...

Un placer esta entrada.

Gracias por presentar a estas mujeres, qué bueno haber llegado a tu espacio, siento que me voy mas rica tras cada visita.

Besos!!

Cantares dijo...

Realmente un deleite del corazón.
Me encantó leerte.
Te dejo un besote grande.

Anónimo dijo...

Hola Almudena, gracias por esta mención tan bonita. Como bien dices, Galicia es un país de agua y el agua es un perfecto elemento comunicador entre culturas al igual que la palabra.
Me alegra enormemente haber llegado a vosotros a través de mi lengua, de mi poesía.

unha aperta
Noelia

Anjanuca dijo...

Me sonroja señorita Pato.

¡Qué bueno que te haya gustado, Cantares!

Gracias a tí Noelia. De verdad que me ha enamorado tu poesía. Pero mujer, anímate a publicar en bilingüe, no me puedes haber puesto la miel en la boca y ahora quitármela.

Besucos a las tres.

Balovega dijo...

Niña que maravilla de entrada, que preciosos vesos.. me has dejado sin palabras.. estelar...

"Sin embargo, si pretendemos optar a la maravillosa

Recompensa que es una parcela de corazón ajeno,

Lo suyo es querer como uno quiera,

Y dejar que le quieran a uno a gusto,

Sin pedir, sin exigir, sin desesperar."

Que bellas palabras amiga... gracias .. miles de besotes

Anjanuca dijo...

Balo, esos versos y los primeros del mismo poema también me llamaron mucho la atención. ¿Por qué algunas veces nos cuesta tanto que dejarnos querer a gusto?

Besucos.