viernes, 26 de noviembre de 2010

Disculpen si discrepo.

Siempre que escucho la frase “nada en esta vida es seguro” pienso en mis padres. Ese hombre y esa mujer, a las que debo el poder decir alto y claro que soy una mujer feliz, llevan cuarenta y dos años demostrándome que si hay algo seguro en esta vida: el amor que sienten por sus hijos, el amor que sienten por mí.

Como la mayoría de los padres, cuando tuvieron su primer hijo (en este caso hija, soy la mayor de tres hermanos) construyeron en sus vidas un arsenal inagotable de generosidad, lucha y amor que cada día me fascina y me enorgullece más.

Esta semana he visto en unos padres uno de esos gestos de amor que sólo los padres saben tener.

Son jóvenes, se han quedado sin trabajo, los pocos ahorros que hay se están marchando en pagar el alquiler y la comida. Han sacado unos euros de los pocos ahorros que quedan para comprar un bote de pintura. Tienen que limpiar y pintar la bicicleta de su único hijo. Lo están haciendo a escondidas, con cariño y llenos de ilusión. Tiene que ser la bicicleta más bonita del mundo. Es para su pequeño. Es su cumpleaños. Cumple cuatro añitos.

Esta semana he visto a un pequeñín agarrándose sus ricitos con las dos manos, sin poder aguantar las lágrimas y diciendo “mamá, mamá, mamá” sin poder apartar la vista de su “nueva” bicicleta. Es tanta la emoción y la alegría que no ve que las ruedas aún conserva pequeños restos, imposibles de eliminar, de los últimos metros disfrutados en el parque unos días antes.

Y he visto sus padres abrazándole con ternura, llenándole de besos y deseándole un feliz cumpleaños.

A ver quién el guapo que se atreve a decirle a ese niño dentro de unos años que “en esta vida no hay nada seguro”. ¡Ja!.

 

Canción: Versos chiquititos.

Intérpretes: Luna Monti y Juan Quintero.

3 comentarios:

Anderea dijo...

En positivo. Fantástico. Enhorabuena.

Un abrazo, Anjanuca.

Cantares dijo...

Estoy de acuerdo con vos.
Hay amores que no fallan nunca.
El tema musical es una joyita.
Que dulzura
Un besote

Jose Manuel dijo...

Los padres no fallan y saben sacrificarse por sus hijos.Hay un dicho que dice " un padre cuida cien hijos,cien hijos no cuidan a un padre",puede ser madre tambien-
Un beso,gracias