viernes, 24 de octubre de 2008

Dia Internacional de la Biblioteca.


Cada 24 de octubre se celebra el Día Internacional de las Bibliotecas. En España lo conmemoramos desde 1997. La idea de esta celebración partió de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil. Querían transmitir la importancia de las bibliotecas como lugar de encuentro entre los lectores y la cultura y como instrumento de de mejora de la formación y de la convivencia humana.

Confieso que no soy, ni he sido nunca, socia de ninguna biblioteca. No me malinterpreten. No es que no me gusten, todo lo contrario, me maravillan. El problema que tengo es que tener que devolver el libro, no poder quedármelo… Parece que estoy viendo la escenita, el pobre bibliotecario cogiendo el libro por un extremo, yo por el otro:

- Venga señorita, que tiene que devolverlo.
- Pero si usted tiene muchos por uno no se nota.
- Que no, que el libro pertenece a la biliotecaaa…
- Pero si usted no dice nada, nadie se enterará. Por favor snif, snif, con esa cara de bueno que tiene usted, ¿me lo va a quitar? Snif, snif…

Pues eso, que no. Que no tengo corazón para devolverlo como si no pasase nada.

Lo que sí he hecho muchas veces, y todavía aún lo hago alguna vez, es ir a la biblioteca a leer la prensa del día o a consultar algún dato, o sencillamente a pasear entre sus estanterías. Adoro el silencio, el olor a madera de las estanterías, el olor a papel y tinta. ¿Han olido alguna vez las páginas de esos libros antiguos? ¿Esas páginas de papel bueno, del de antes? No es un olor cualquiera, es aroma, es esencia, es perfume.

Quede aquí por escrito mi homenaje personal a las bibliotecas, guardianas de cultura, a sus cancerberos, los bibliotecarios, a todas aquellas instituciones (públicas o privadas) que las hicieron posibles, a los donantes (particulares o anónimos) que regalaron sus colecciones privadas para uso y disfrute de todos. Y quede también escrita mi gratitud a todos los usuarios que hacen que las bibliotecas sigan abiertas y mi admiración a su generosidad por coger prestado un libro y devolverlo con el mismo cariño que lo tomaron para que otra persona pueda disfrutarlo.

4 comentarios:

Wara dijo...

Lo de las Bibliotecas para mí va por temporadas; a veces recorro dos o tres al tiempo, a veces ninguna, si acaso tengo "reservas" en casa, claro. Pero lo que comentas de quedarte los libros creo que nos pasa a casi todos... el año pasado tuve que devolver algunos con unas ilustraciones increibles de árboles y cuando le dije a la bibliotecaria que me daban ganas de quedármelos me miró con gesto así como, ¿se los quedará? ¿será capaz? No me los quedo, ocurre que luego termino por comprarlos.
Besos.

Anjanuca dijo...

Hasta cuando alguien me recomienda un libro y se ofrece a prestármelo digo que no. Prefiero comprarlo porque sé que si me gusta, devolverlo me va a suponer un disgusto.

Musálide dijo...

Para mi las bibliotecas, sobre todo las de barrio, son lugares favoritos y me uno al homenaje.
Soy de carnet de biblioteca pero sobre todo las he usado como lugares de estudio. Ese silecio y olor de biblioteca de los que hablas me producen calma, son como refugios de lo que pase alrededor. Me ilusiona cotillear libros de los mas diversos temas y saber ademas que toda esa informacion esta ahi disponible para todo el que quiera.
Besucos
Perdonen ustedes las faltas de ortografia?, con este teclado no hay quien escriba!

Anjanuca dijo...

Teclado de portátil ¿eh? :)