viernes, 13 de enero de 2012

El primero del 2012

Entre la bruma

Los abusos sexuales y el maltrato físico y psíquico a menores es, por desgracia, uno de los mayores cánceres de nuestros tiempos. Personalmente es un tema que me provoca unas reacciones y unos sentimientos que a veces me dan miedo porque me muestran la peor parte de mi persona y me doy cuenta de que ante ciertos hechos sería capaz de cometer actos terribles.

El libro comienza con una nota de la autora que resume muy bien el fondo de la novela:

" El Children’s Act revolucionó en 1989 el sistema legal inglés, provocando con toda justicia gran admiración en el mundo entero:

los menores tienen derecho a un tutor legal propio y a un abogado, a cargo del Estado, exactamente igual que sus padres.

El objetivo declarado de la ley es apoyar a las familias y tutelar a los menores; para poder alcanzarlo, el proceso debe basarse en la colaboración más que en el antagonismo. Nosotros, los abogados ingleses, lo llamamos el Rolls Royce de la asistencia pública.

Como el famoso automóvil, ya casi desaparecido, también el Children’s Act se ha convertido, a la hora de su aplicación, en mera sombra de lo que era.

Entre la bruma nace en este escenario. En las dos últimas décadas, numerosas investigaciones públicas sobre tragedias causadas por la ineficacia de los servicios sociales en el contexto de un servicio asistencial multidisciplinar deficiente han escandalizado al público inglés. En cada una de esas ocasiones, la intervención del Estado llevó a reforzar los organismos de control y a imponer cambios estructurales y administrativos, que provocaron la desmotivación de los trabajadores y el desánimo de las nuevas hornadas. Para completar sus propias plantillas, los servicios sociales contratan a personal de agencias o procedente del extranjero, a menudo inexperto o con escaso conocimiento de la cultura de los beneficiarios. En el contexto judicial, ello resulta especialmente evidente cuando los servicios sociales, que deberían ser capaces y estar deseosos de defender sus posiciones y de manifestar su opinión profesional, prefieren recurrir a peritaciones de psiquiatras infantiles en situaciones que nada tienen que ver con la enfermedad mental de un menor.

Hay demasiados asistentes sociales incompetentes y, en consecuencia, arrogantes; hay demasiadas familias de beneficiarios a las que se considera objetos y no personas; hay demasiados peritos que gozan de cierta impunidad, por hallarse al resguardo del juicio del público, dado que los procedimientos con menores tienen lugar a puerta cerrada para proteger al menor. Y, por desgracia, en demasiadas ocasiones la voz del menor no llega a escucharse.

Para escribir esta novela me he basado en mi experiencia como abogado, como profesora universitaria y como juez. Los personajes son imaginarios. Todos los hechos que se narran pueden haber ocurrido perfectamente."

Simonetta Agnello Hornby

Literariamente hablando la novela no es nada del otro mundo, pero la historia y cómo se presenta es bastante interesante y deja abiertas las puertas a muchos interrogantes para que el lector reflexione.

Me ha gustado y creo que es recomendable.

9 comentarios:

Cantares dijo...

A mi también el tema me despierta lo más oscuro.
Tenemos un condenado... con condena firme a 15 años que vive en libertad............... en los puntos podés completar un rosario de maldiciones que no voy a escribir en tu bellos sitio.
No voy a leer el libro.
Un besote enorme, que disfrutes el fin de semana

Anjanuca dijo...

La verdad, Cantares, es que tuve mis dudas al comprarle (por motivos que creo son también los tuyos) pero ha merecido la pena. Realmente la novela es una clara denuncia hacia la pasividad y las manipulaciones que hacen psicólogos, asistentes sociales, tutores, profesores, jueces... que forman maraña burocrática que está anteponiendo su prestigio profesional y su bolsillo, prostituyendo con ello unas leyes que fueron redactadas y aprovadas para conseguir la defensa y el amparo al menor.

No hay nada escabroso, ni explicito, sólo desarrolla todo el proceso desde que aparece la sospecha, y como consecuencia la denuncia, hasta que se llega al juicio.

Besucos.

chus dijo...

los malos tratos es un tema muy profundo, el fisico tremendo y es spiquico terrible, y encima no se ve. Un abrazo

El tejon dijo...

Pues creo que para calentarme la cabeza mejor no lo leo, ahora en ese y cualquier otro libro echo en falta un marca paginas de los que yo hago con hojas de tejo que me quedan chulísimos.
¿Quieres uno?ya sabes donde están.
Un besuco.

JOSE ANTONIO FERNÁNDEZ SENOVILLA dijo...

Leer es siempre descubrir tesoros escondidos, ahora ando con El astro nocturno, la historia me puede a la hora de elegir las novelas. ;-))

Gracias por ser como eres y Jorge y Lucía mandan besos y agradecidos por tu sorpresa.

Anjanuca dijo...

Chus, es un tema con lo que no puedo. Ni lo entiendo, ni lo entenderé nunca, y además no pongo nada de mi parte para poder entender qué es lo que hace que alguien actúe así. Personalmente creo que es el acto más vil y no tiene perdón alguno.

Tejón, te recomiendo el libro. Créeme no te vas a calentar la cabeza. En cuanto a ese punto de libro LE QUIERO EN MI COLECCION YA. Jaajajaja.

Jefe Senovilla, leer es ese cofre que muestra el tesoro.

Dile a los peques que me quedo con sus besos y se los cambio por los míos.

Besucos a todos.

J.M.Gonzalo dijo...

Pues gracias por tus recomendaciones,a mi tambien es un tema que me produce malas reacciones es una cosa que mi cerebro no procesa porque no entiende esas reacciones de las personas.
No leo ultimamente tanto como quisiera,pero cuando llege mi yerno recuperare el tiempo perdido.
Un beso

Anjanuca dijo...

Yo tampoco ando sobrada de tiempo para leer todo lo que quisiera, JM. Está claro que también necesito un yerno :)

J.M.Gonzalo dijo...

En este caso cuando llege mi yerno de Afganistan se llavara a su niño y yo podre leer todo lo que quiera sin darme la tabarra el pequeño...