jueves, 26 de mayo de 2011

No soy poeta.

A raíz de mi entrada-despedida a Ernesto Sabato llevo unos días disfrutando de un enriquecedor intercambio de opiniones y sensaciones con una amiga llegada de allende los mares y que ha calado firme en esta nave.

Todo empezó cuando confesé que en los últimos años se acrecienta en mí un sentimiento de orfandad de grandes escritores y humanistas y esto ha ido enlazando con diversos temas y confesiones.

A la discusión se unió, desde Montevideo, Prudencio Hernández cuya sensatez y buena exposición de sus argumentos me encantó y me hizo llegar a la conclusión de que el montevideano hace honor a su nombre.

En algunas cosas hemos discrepado, en otras hemos coincidido, todos nos hemos hecho meditar mutuamente y se ha puesto tan ardiente e interesante el tema que Pato se ha “picado”  y nos ha retado a seguir la discusión a través de su programa de radio.  Así, el sábado, a una hora indecente en España, ha realizado el programa con la colaboración de dos jóvenes poetas argentinos: Ayelén Rives y Renzo Cecenarro.  Si queréis escuchar el audio del programa lo podéis hacer aquí. Merece la pena. Ya de paso aprovecho para echarles en cara a los tres que me pusiesen en la boca un sabroso caramelo y sólo me le dejasen disfrutar un ratito. Qué ingrato puede llegar a ser el tiempo.

Hoy, les confesaba a Pato, Ayelén y Renzo mi ignorancia poética. Quizás por mi carácter pragmático y, muchas veces borrico, me defiendo mejor en la narrativa.  Intento adentrarme en el mundo de la poesía, hay una atracción especial con él, pero son muchas las veces en que me quedo con la misma cara con que las vacas miran al tren. Me gusta la poesía sencilla, directa, cercana y tiro la toalla ante esos poemas llenos de mitología y abrumador exceso de metáforas.  No la entiendo, lo siento, quizás porque mi mundo y mi vida son más reales, más directos. Palpables. O quizás porque mi cerebro carece de esa neurona y mi alma de esa sensibilidad. ¡Vaya usted a saber!

La  cosa es que, a pesar de que sigo intentando aprender, hay versos con los que no hay manera:

“Entre un rumor de monedas primerizas

Y un volverse de espaldas de las fuentes recónditas

Rueda en libre costumbre de heliotropo

Mi cintura de látigo en silencio”

(Nubes de ti – Gerardo Diego)

Y otros que me conmueven y me enamoran:

“Entre nuestro comienzo y nuestro fin

Cuántos sentimientos dilapidamos

Algunos se esconden en el olvido

Como si no supieran

Que el olvido no olvida

Que vuelven despacito por la sangre

Dejándonos placeres y pesares

De todos los colores y sabores.”

(Placeres y Pesares – Mario Benedetti)

 

Ayelén

 

 

 

Ayelén Rives: 

http://alibroabierto.blogspot.com/

 

 

 

Renzo

Renzo Cencenarro

Poesía: www.facebook.com/turnario.pinula

Música www.myspace.com/rmcecenarro

Fotografía www.flickr.com/sombraenluz

8 comentarios:

Senovilla dijo...

La poesía es maravillosa y complicada, de nada vale el saber si no cuentas con la inspiración y de poco vale la inspiración si no sabes como plasmarla rimada.

Un abrazo querida amiga.

Anjanuca dijo...

¡Uy Senovilla! una es muy consciente de sus limitaciones y jamás se me pasó por la cabeza escribir poesía. Sería una auténtica catástrofe jajaja. Pero en algo tienes razón, es maravillosa.

Besucos

Anderea dijo...

Pues yo he leído alguno de tus haikus, Anjana, y me sonaban a poesía de la buena.

De cualquier modo, he pensado que nos parecemos en algo más que en el nombre.

Un abrazo.

Cantares dijo...

Comentario con suspenso ¿quedará o no?
Un ser querido muy cercano que era poeta decía que hay que dejar hablar los sentimientos y escribir siempre lo que uno siente,él lo hacía en una pequeña libreta de bolsillo, después podés pulirlo, mejorarlo o descartarlo, intentalo!
Besotes

Anjanuca dijo...

Pero es que tú siempre me miras con muy buenos ojos Anderea. Y te lo agradezco mucho.

Comentario aprobado, Cantares. Yo también tengo una pequeña libreta en mi bolso, anoto cosas que me vienen así de pronto, ideas, imprevistos que me surgen por el camino, pero jamás me salió un poema. Si acaso, algún pequeño texto y generalmente carente de toda literatura jajaja.

Besucos.

Pato dijo...

¿¿¿mi kilométrico comentario nooooo saliooooooooo????????


=(((((


voy al obelisco y me cuelgo de las pestañas!!!!!!!!

Mañana vuelvo e intento un comentario mas normalito, pero es que ese estaba salido de la emoción, pucha digo!!

entre otras cosas te decía mil gracias

pero hablaba de poesía
de escribir
y leer poesía
y de todo eso que puedo estar mil horas hablando, en fin te salvaste de esa pesadilla ajajjaajaj!!

Yo pensé que se había guardado el comentario y me fui tan campante y era que vaya uno a saber dónde se fue =0

Un abrazo

Pato dijo...

Bueno, lo que había escrito ayer, ahora que lo pienso es imposible de repetirlo hoy, porque fue escrito bajo la emoción de la sorpresa.

Te agradecía la difusión, la participación y sobre todo hablaba de lo que es para mi la poesía. Mas allá de lo que es poseía en si. Lo que yo siento en mí al momento de escribir poesía o algo parecido a la poesía.
Yo siento que me desnudo.
No siento eso mismo cuando escribo cuentos, por ejemplo. Cuando narro una historia el que se desnuda y muestra su alma es el personaje (puedo ser yo o puede ser un personaje de ficción o alguien que existe y recreo) y es mas fácil hablar de otro que de uno mismo.
Al escribir poesía, es uno el que se expone, el que se abre al medio y se deja ver, eso da pudor. Van a verme desnuda pensás o sentís, entonces de alguna forma de cubrís de metáforas, para el que te vea, no te vea tan directo, que haya un velo entre los dos, algo que le cueste un poquito mas de trabajo al otro. Un juego de seducción. Yo al menos, siento esto al escribir poesía. Trato de que no le resulte tan fácil al otro acceder a mi interior. Y quien llega, quien me descubre es para mi un hallazgo mutuo. No importa que sean 100 o 3 personas, es mas a veces creo que la poesía es impopular por eso. Por el trabajo que representa al lector interpretar al poeta. La narración es mas directa y como escribo las dos cosas (bien o mal, eso es otro tema) sé que las dos tienen la misma urgencia de ser dichas, pero en diferentes lenguajes, igual yo mezclo mucho. Amo la poesía.
Los dos poemas que has subido me gustan, ah y no es necesario ser poeta para SER POETA, la poesía no sólo está en la letra escrita, está en el habla, en la música, en el andar, en el canto, en la pintura, en una comida rica, en una caricia, en la capacidad de inspirar al otro a hacer algo hay poesía, y vos has sido fuente de inspiración de todo esto, fijate cómo sin querer has hecho poesía!!

Bueno, te espero mañana o cuando te quede cómodo escuchar el programa, pero seguimos con Explorar II que quedó mucha tinta en el tintero!

Un abrazo.

Anjanuca dijo...

Entiendo perfectamente lo que dices Pato, y quizás sea eso que el pudor me impide desnudarme ante los demás por eso ni siquiera intenté escribir poesía. Pero también me cuesta mucho entender según que tipo de poesía.

Esta noche no podré escuchar Perras Negras pero estoy segura de que me harás el favor y subirás el audio al blog de la radio ¿verdad? :)

Besucos.