sábado, 15 de enero de 2011

Paleta de colores naturales.

Del último libro leído en 2010:

"Días y noches de amor y de guerra" (Eduardo Galeano)

 

especias

" El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.

Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.

 

Estambul-Bazar_especies_02

Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. Son minúsculas y poderosas. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que si no fuera por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en  los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el marino.

Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca, y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas."

12 comentarios:

Anderea dijo...

¡Qué maravilla de texto, pura vida, pura vida, pura vida...!

¡Gracias, Anjanuca!

Mila muxue! ¡Que tengas un delicioso finde!

Cantares dijo...

Que hermoso tu post.
Galeano y sus textos maravillosos.
Una delicia leerlo.
Besos

Turulato dijo...

Pero discúlpame por comentar otra cosa: ¡Soy de Santoña!. Y me he llevado un alegrón. Nada, que como en casa, en ningún sitio. Bonito cuarto de estar tienes ...

Anjanuca dijo...

Si señorita Anderea, pura vida. Me alegra que te haya gustado.

Cantares, Galeano es uno de mis imprescindibles.

Turulato, un santoñés no puede pedir disculpas a una de Castillo que estudió en el Patronato jajaja.
Gracias por tu visita.

Besucos y buen fin de semana a los tres.

Ignasi dijo...

Agradecida Anderea... ¡Pura vida!
Agradecido yo por Galeano, te lo devuelvo adaptando su relato sobre el origen de la literatura.

"De Homero, nada se sabe.
Siete ciudades juran que fueron su cuna.
Quizás en ellas recitó, alguna noche, a cambio de techo y comida."

Homero

"No había nada ni nadie.
Sólo piedras mudas y alguna oveja buscando pasto entre las ruinas.
Las piedras de Troya iban convirtiéndose en arena, cumpliendo su destino natural, cuando Homero las escuchó.
El poeta ciego supo ver, allí, la gran ciudad que ya no era. La vio alzada en la colina sobre la bahía, rodeada de murallas; y escuchó los alaridos y los truenos de la guerra que la había arrasado.
Y la cantó. Fue la refundación de Troya. Nació de nuevo, parida por las palabras de Homero, cuatro siglos y medio después de su exterminio.
Lo que él cantó, ¿fue pura imaginación?
¿Fue obra de la fantasía esa escuadra de mil doscientas naves lanzadas al rescate de Helena, la reina nacida de un huevo de cisne?
¿Inventó Homero eso de que Aquiles arrastró a su vencido Héctor, atado a un carro de caballos, y le dio vueltas alrededor de las murallas de la ciudad sitiada?
Y la historia de Afrodita envolviendo a Paris en un manto de niebla cuando lo vio perdido, ¿habrá sido delirio?.
¿Y Apolo guiando la flecha mortal hasta el talón de Aquiles?
¿Y el inmenso caballo de madera que engañó a los troyanos.
¿Qué tiene de verdad el final de Agamenón, el vencedor, que regresó de una guerra de diez anos para que su mujer lo asesinara en el baño?
Esas mujeres y esos hombres, y esas diosas y esos dioses que tanto se nos parecen, celosos y vengativos, ¿existieron?
Quién sabe si existieron.

Lo único seguro es que existen."

Amio Cajander dijo...

magnífica!!!
que no nos hagan ven en Blanco y Negro!!

Anjanuca dijo...

Buen texto has elegido Ignasi. Gracias por tu visita.

Hola Amio, que no nos hagan vivir en blanco y negro diría yo.

Besucos.

Merce dijo...

Razón llevaba nuestra Anderea!!!

:)

Delicioso, oloroso y sabroso texto :)

Saludiños!!!

Prudencio Hernández Jr dijo...

Buenisimo Galeano esta vez ..no es de mi gusto su forma de vivir...pero su literarura desmiente al personaje que hace por las calles de Miami..o en Punta del Este..donde le gusta figurar... y despues por estos lares predica su elocuencia con matices progresistas..en fin..este trozo me gustó mucho..y es lo que vale..
Saludos desde el sur

Anjanuca dijo...

Merce, a mi me trajo a la memoria los olores del Bazar de las especies de Estambul. Un paraíso.

Prudencio, por acá decimos "haz lo que digo no lo que hago". Tenés razón en lo que decís. Son muchos los escritores y cantantes que predican una cosa pero a la hora de la verdad, como decía Quevedo, "poderoso caballero es don dinero". Por eso me quedo con la obra y lo demás lo dejo a su conciencia. A fin de cuentas ¿quién soy yo para juzgar a nadie?

Besucos.

Pat.mm dijo...

A mí me recuerda al Mercat de la Boqueria, en Barcelona. Todo un placer para ver y oler..Sí:sus frutas, especias, verduras, y por supuesto, su gente apiñada en los pasillos son pura vida, como dijo Anderea.
Muy bonito!
Saludos desde el Cantábrico

Anjanuca dijo...

Hola Pat.mm los mercados de cualquier lugar del mundo no sólo son pura vida, es que a mí me parece que son de los pocos lugares que aún conservan humanidad y naturalidad.

Besucos de una Cántabra que vive en el Mediterráneo.