martes, 15 de junio de 2010

Prensa diaria.

Una escena familiar que recuerdo, desde que tengo uso de razón, es la de ver a mis padres a la hora del desayuno, cada uno con su periódico, poniéndose al día de las noticias antes de comenzar la jornada laboral. Antes, cuando no tenían tiempo para entretenerse, echaban un vistazo por encima a los titulares prestando atención sólo a aquellas noticias que eran de mayor relevancia. Ahora, como están jubilados, se pegan unos desayunos, como diría mi abuela, de “Padre y Muy Señor Mío” y se detienen hasta en los anuncios de “Cómo forrarse en dos tardes montando bolígrafos en su casa”.

Y quizás porque lo he visto desde pequeña, yo también tengo ese vicio diario de lector de prensa. Como no estoy jubilada, todavía ando en esa fase de “ojear” el periódico y seleccionar sólo lo que considero importante más dos o tres secciones que no me pierdo porque está garantizado el placer de la lectura. Reconozco que entre semana, gracias a la prensa digital, la cosa ha mejorado mucho. Ya no tengo que salir por la mañana a comprar los periódicos con las marcas de la almohada grabadas en la cara y las legañas aferradas a los ojos, me ahorro una pasta gansa y además tengo acceso a periódicos de otras comunidades como por ejemplo “El Diario Montañés”, “El norte de Castilla” o “La Voz de Galicia” donde hay firmas que me entusiasman. Eso sí, los domingos… Los domingos disfruto como un niño con bicicleta, perdón, con videojuego nuevo. Los domingos sí salgo a comprar los periódicos, con todos sus suplementos y sus toneladas de publicidad inútil, y cuando llego a casa me preparo un desayuno al más puro estilo británico y a disfrutar sin límite de tiempo. Y no les digo nada ahora que empieza el buen tiempo y salgo a la terraza, con vistas al mar. ¡Ja! Mejor que una marquesa.

Como os decía, entre semana que el tiempo es escaso, me detengo un poco más en lo que creo es importante (o al menos interesante) y en dos o tres secciones que no perdono porque sé, de antemano, que me van a hacer disfrutar. Dos de esas secciones están en el Diario de Mallorca que es el periódico que primero leo por aquello de que es “el de casa”. Lo primero que hago cuando lo abro, ya os lo he contado, es ir a la sección de humor para ver la viñeta de Santy Gutiérrez porque empezar el día riendo es fundamental para mí. Después “ojeo” el periódico y dejo para el final el artículo de opinión de Matías Vallés. Y ¿por qué para lo último? Pues porque después de los ardores de estómago que me suelen provocar ciertas noticias leer a Matías Vallés es como tomar un “Almax”. Me encanta como escribe, su sensatez y su ironía. Es el mejor remedio para evitar prender fuego al periódico después de la mala leche que te ha puesto.

Ahora que lo pienso, a lo mejor es mejor idea dejar para el final la viñeta de Santy y acabar riendo. Aunque no sé, Matías Vallés tiene a veces unos “puntitos de mala leche” que te hace descojonarte (perdón) de risa. Como por ejemplo con el artículo de hoy.

8 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Verdaderamente no tiene desperdicio la reforma laboral.Tiene "mala leche" el escritor.
Yo desde que me prejublile me leo 5 diarios todos los dias,digitales para cuidar el medio ambiente y porque son gratis,y si compro el periodico es que regalan algun libro o dvd.Ah!!! y no los leo desayunando no valla a ser que se me atragante el cafe por leer las barrabasadas que pasa en este mundo.

Un abrazo

Juan Nadie dijo...

Ah, los periódicos! Un vicio, yo me leo (ojeo, que no tengo tanto tiempo) todos los que puedo, básicamente columnistas y artículos culturales. Ahora, con Internet es mucho más fácil.
Supongo que conocéis esta página

Wara dijo...

Tal como andan las cosas, Anjanuca, mejor la risa como postre. Más, si es de grata digestión garantizada.

Besos.

Cantares dijo...

¡excelente!
jajajajajajaja
Yo recibo todos los dìas el periodico, aunque el domingo es el dìa que lo leo con màs atenciòn.
Soy prensa-adicta, herencia como vos de padres lectores jajaja
Besos grandes

Anderea dijo...

Ya somos dos las "descojonadas" (con perdón o sin él).

Muchas gracias por este placer, Anjanuca.

Muxuak.

Anjanuca dijo...

¡Uy Jose Manuel! tiene muy mala leche, pero escribe con un cachondeo que me encanta.

Juán Nadie, gracias por la página. Lo cierto es que no la conocía pero está muy bien.

Tienes razón Wara, la risa siempre es un buen postre... y un buen entremés :)

Cantares, es curioso, últimamente la prensa sólo cuenta desgracias y amarguras sin embargo hay que ver lo adictiva que es. ¿verdad?

También te ha gustado ¿eh, Anderea?. Me alegra haber provocado carcajadas norteñas. Muxuku, guapa.

Besucos a todos.

ILONA dijo...

Un rito ineludible para mi marido y para mí los domingos por la mañana, haga el tiempo que haga, es salir a comprar la prensa y desayunar siempre en la misma cafetería, dentro si hace mal tiempo, en la terraza si la climatología lo permite. Él empieza por los periódicos y yo por los suplementos y después nos los cambiamos. Esta costumbre parece tener éxito por estos lares, y no somos los únicos en practicarla, los cafés están a rebosar los domingos por la mañana. Además se crean pequeñas tertulias espontáneas entre los habituales, que comentamos tal o cual noticia o cualquier acontecimiento al margen de la lectura que nos ocupa. Después del café y los periódicos, un largo paseo a la orilla del mar. ¿Quien dice que la vida no es bella?

Un beso Anjanuca, desde tu empapada tierra.

Anjanuca dijo...

¡Qué bonitos esos momentos domingueros Ilona! Y además con las vistas que tienes tú en ese hermoso puebluco de mi empapada tierra :)

Besucos.