domingo, 27 de junio de 2010

Dama de noche.

El sol de la tarde viste de rojo las piedras que sujetan los bancales del jardín. Las damas de noche comienzan abrirse, en breve su olor perfumará la noche. Sentada en un sillón de mimbre, saborea un aromático vino blanco de la región, observa desaparecer el sol y piensa que es sabia la vida. No descansa, la vida, en su abrir y cerrar ciclos. Silencia el caos de día y regala la paz de la noche.

A sus espaldas, en el interior, suena un vilonchello. Escapan las notas del pentagrama y comienzan una danza de suaves movimientos hacia la noche. Lentamente van entrando por los poros de su piel y se recuestan en su alma. Riegan las lágrimas damas de noche en sus pupilas.

 

7 comentarios:

El tejon dijo...

¡¡¡¡Maravilloso!!!

Amio Cajander dijo...

un buen compendio de belleza este post

Cantares dijo...

Ah! que momento maravilloso.
Me pasàs una copa de vino?
Besotes

Anderea dijo...

Me gustaría oler su perfume, Anjanuca.

Bellísima imagen.

Silenciar el caos, regalar la paz. ¡Quién se encontrara siempre con esa vida!

Un beso.

Anjanuca dijo...

Gracias Tejón.

Gracias Logio, siempre que ronda un Chello, cerca ronda la belleza.

Cantares, por supuesto ¿la disfrutamos juntas?

Anderea, en los jardines de los pueblos del norte suele haber muchas damas de noche. También las llaman Don Diego de noche y Galán de noche. Seguro que las has olido más de una vez. Aquí huelen de manera más intensa, supongo que es por el calor.

Bessucos a todos.

Balovega dijo...

Hola niña...

Estelar!!.. me voy a dormir con una extraordinaria sensación de bienestar.

Un besote de buena semana y bellos sueños.

Anderea dijo...

Gracias, Anjanuca. Ayer estuve viendo imágenes de Google, pero no reconocí la flor, y eso que tiene muchas variantes, al parecer. Pediré al padre de mi criatura (que es aficionado a flora y fauna) que me la muestre.

Un muxuku.