domingo, 5 de febrero de 2012

La "miradita".

Los sábados por la mañana suelo madrugar para  a ir al mercado del Olivar a comprar víveres para la semana. Este sábado, cuando me levanté, mi barrio estaba cubierto por una preciosa capa de nieve. ¡Qué chulada!

Me di prisa en ducharme, vestirme y desayunar para poder disfrutar de la belleza del día. A eso de las diez, cuando salí de casa, (armada con mi cámara de fotos, por supuesto) nevaba como si estuviésemos en el Alto Campoó. Al subir al autobús me di cuenta de todos nos habíamos vuelto niños. El que más y el que menos pegaba la nariz a la ventana para disfrutar de lo bonita que estaba la ciudad.

Cuando llegué a la Plaza de España, mi parada para el mercado, no pude evitar quedarme quieta en mitad observando lo hermoso que parecía todo. Una señora que estaba a mi lado con la misma cara de tonta felicidad que yo, viendo que sacaba fotos a la plaza,se ofreció a hacerme una. Se lo agradecí y después del posado entablamos una pequeña conversación sobre el tema del día. Después de reírnos un rato sobre las caras de disfrute que teníamos todos, nos despedimos. Ella se dirigió a la calle San Miguel, yo, arrastrando mi carrito, al mercado.

IMG_0375

La compra fue rápida sobre todo porque parte de la gente había escapado a los pueblos para jugar con la nieve y la otra parte son de lugares donde las carreteras estaban cortadas y no han podido llegar.

Al subir al autobús para ir a casa tuve la suerte de que había un asiento libre en el lado del pasillo (perfecto porque así el carrito de la compra no incordia a nadie), en el asiento junto a la ventanilla un chico hablaba por el móvil. Una chica se paró a mi lado y se agarró a la barra. Iba yo mirado el paisaje cuando el chico acabó su conversación telefónica. En eso me miró y sonriente me dijo "qué bonita es la nieve ¿verdad? yo es la primera vez que la veo". La chica sujetada a la barra me echó una "miradita" y me hizo un gesto de "vaya viaje que te espera". La ignoré. El chico se dirigió de nuevo a mí  "es bonita pero para las cosechas igual no es muy buena ¿no?" y comenzamos una amena conversación. Le pregunté de donde era y me dijo que de Bolivia. Pasamos por delante de un jardín y de nuevo me preguntó si la nieve afectaba a las flores. Le comenté que sí y que yo había metido en casa las que tenía en la terraza para que las heladas y la nieve no me las quemase, que el único que no había podido recoger es el clavel del aire porque se había enredado tanto en la barandilla del balcón que me había sido imposible soltarle. A lo cual,mi boliviano compañero de viaje y amena conversación, contestó: "lo que son las cosas, nunca hubiese imaginado que una cosa tan hermosa como la nieve pudiese matar a algo tan hermosa como un clavel del aire. Belleza destruyendo belleza."

Una parada antes de llegar a la mía me levanté para ir acomodando el carrito y poder acercarme a la puerta. Me despedí de mi compañero y le dije que había sido un placer viajar con él.

Eché una "miradita" a la chica que seguía agarrada a la barra y la hice un gesto de "no sabes lo que te pierdes. Por gilipollas."

Bajé del autobús y me fui a casa. No abrí el paraguas, me gustaba la sensación de la nieve acariciándome en un día perfecto.

11 comentarios:

Cantares dijo...

Que belleza!!! lo vi en las noticias, disfrutalo mucho.
Aquí en Buenos Aires nevó en 2007 después de unos ochenta años y si, es una fiesta.
Un beso grandote

Anderea dijo...

Anjanuca,¡qué foto tan bonita! ¡Qué alegre se te ve! Es una entrada estupenda.

Que tengas una feliz semana y ¡gracias por la foto!

Un muxutxu.

J.M.Gonzalo dijo...

Yo en la nieve no veo belleza,veo sufimiento y dolor.Tengo la triste teoria que si la gente hubiese trabajado como yo 8 horas a la interperie descargando vagones de carbon con la nieve hasta casi las rodillas y nevando por encima de mi no veria ese fenomeno, que a mi no me gusta ni en pintura, algo tan idilico.Yo estube esta semana en Jaca y no lo vi nevar,cuando marche el viernes nevo y di gracias a dios que no me pillo.Pero bueno respeto los gustos de los demas.La nieve es beneficiosa porque mata los bichos de los campos para ir preparando la siembra y da agua para el verano.
Ver se ve bonito pero a mi me da dolor solo pensar salir nevando,aqui no suele nevar y lo agradecco.
Besos

Juan Nadie dijo...

La nieve es muy bonita, efectivamente, a mí me encanta, quizá porque nací en pleno mes de enero con una nevada tamaño familiar.
Pero en Campoo tenemos un dicho: "¡Qué blanca es la nieve, pero qué negra!" La verdad es que nos viene muy bien que nieve en invierno, pero te la puede liar muy gorda, ¿eh?

Logio dijo...

Con las ganas que le tengo yo a una buena nevada... ¡que envidia!

ILONA dijo...

Me siento dividida en cuanto a la nieve. Transforma los paisajes bellamente, pero es muy peligrosa en la carretera. Yo, sinceramente, prefiero que las nevadas caigan lejos.

Tu foto es preciosa, Anjanuca, se te ve ilusionada como una niña :-)))

En cuando a la conversación en el autobús...cuantos prejuicios tontos hay con respecto a los foráneos. Yo aprecio una charla amable y educada con personas que no conozco de nada, esos momentos de relación espontánea con seres que tal vez jamás vuelvan a coincidir contigo. La chica de la miradita se lo perdió, y tu la disfrutaste Peor para ella.

Besos.

Anjanuca dijo...

Lo recuerdo Cantares porque ese año mi profesora de tango estaba allá y pasó un frío de escándalo.

Es que estaba feliz, Anderea.

JM, sé lo que quieres decir, pero tú también tienes que entender que nieve en Mallorca es todo un acontecimiento y para nosotros es precioso.

Juan Nadie, no había escuchado nunca el dicho pero es cierto la nieve tiene dos caras.

Reza a las téporas Logio jajaja.

¡Qué grande eres Ilona! La única que se ha dado cuenta de las dos partes de esta entrada. En este caso coincidió que era una persona de otro país pero me temo que es norma no escuchar a nadie, en general. Cada uno a lo nuestro y sin importarnos los demás.

Besucos.

Matias B. dijo...

La nieve es hermosa si uno anda de turista o no anda, como J.M. Gonzalo, descargando carbón bajo ella. A mi me tocó trabajar teniendo que caminar unos 8km diarias bajo la nieve y no se lo recomiendo a nadie.

De todas formas, en este momento que en Buenos Aires tenemos entre 30º y 40º de sensación térmica, no me aterraría que me enterraran vivo bajo una capa de 4 metros de nieve.

Lindo relato Anjanuca. Los hermanos bolivarianos portan la sabiduría de la tierra en sus genes.

Saludos!!

Anjanuca dijo...

Hola Matías, la nieve como la mar bonita para contemplarla otra cosa es tener que trabajar con ella.

Mira, ahora que decís lo de los bolivianos, este chico me habló de cantidad de cosas (el trayecto dura 20 minutos) relacionadas con la madre tierra. Me enseñó muchas cosas desconocidas para mí y su forma de razonarlas era, efectivamente, de sabiduría innata.
Besucos

Nati de Grado dijo...

Envidiable tu postura Almu de saber dar y recibir, de conversar y de escuchar, de integrar en cada momento lo más bueno de la vida. Queseas siempre así. NT

Anjanuca dijo...

Nati ¿no crees que si escuchásemos más a los demás las cosas nos irían de otra manera? Además creo que tendríamos que recuperar el sano ejercicio de la buena conversación.

Besucos